Cómo ligar sin ponerse nervioso

¿Te pones súper nervioso o nerviosa cuando vas a hablar con alguien que te gusta?. ¿Tienes tanto miedo de hacer el ridículo que te llega incluso a temblar la voz? .Pues hoy, te voy a enseñar un truco psicológico, para eliminar definitivamente esos nervios y que puedas ligar sin ponerte nervioso.

Cuantas veces has pensado en acercarte a hablar con alguien que te gusta y al final le saludas con la mirada y pasas de largo por culpa de los nervios… ¿Te suena esta situación? Cuando nos gusta alguien, queremos darle la mejor impresión, pero esta tendencia es exagerada en las personas con fobia social.  Te voy a explicar lo que te está pasando: Estás tan pendiente de ti y de hacerlo bien, que piensas que la otra persona también te está mirando con lupa.

Y, en realidad, ellos ¡Están exactamente igual que tú! Es decir, que están pendientes de sus propias inseguridades. ¡Por mucha autoconfianza que parezca que tengan!. Así que cuando hablas con ellos, no se están fijando en cada pelo de tu cabeza y examinando cada sílaba de lo que dices. Simplemente te escuchan sin estar pendientes de cada fallo. Porque, por mucho que lo intentes, lo siento, pero vas a cometer fallos, todos los estamos cometiendo constantemente… ¡Y no pasa nada!.

 

ligar-sin-ponerse-nervioso

 

Fíjate la próxima vez que hables con alguien: Verás que se equivoca de vez en cuando o que vuelve a empezar la frase, o que pone algún gesto raro… ¡Exactamente igual que tú y que todos los demás!. ¿Y a que eso no te hace odiar a esa persona?. Porque somos humanos y cometemos fallos: ¿Qué pasa si tú sigues notando que la persona que te gusta está pendiente de tus fallos?. Bueno, pues lo primero es que seguramente son tus nervios y miedos los que te te están haciendo creer eso.

El sentimiento de ser evaluado

Pero, si va pasando el tiempo y de verdad acabas dándote cuenta de que esa persona realmente sólo se está fijando en tus fallos… ¿De verdad te interesa alguien así como amigo o como algo más?  Porque además, como ser humano que es, también cometerá tantos fallos como los demás. Por supuesto la decisión es tuya, pero si me permites el consejo: yo prefiero estar a gusto con mi pareja, así que a mi lado no quiero a alguien que me esté juzgando constantemente. Todo esto que te estoy contando, ya lo sabías, ¿verdad?.

Entonces, ¿porqué sigues igual de nervioso o nerviosa?. Pues la razón es que, además de preocuparte de tus fallos, quieres hacer algo especial para gustarle a esa persona. Pues justamente esa intención, es la causa psicológica de tus nervios y tu inseguridad, y es lo que está alimentando tu fobia social, es un miedo al rechazo y a lo que los demás piensen de ti. Entonces, el truco más importante para que puedas estar tranquilo o tranquila, cuando hablas con esa persona, es cambiar tu mentalidad: Vas a olvidarte de ligar y te vas a proponer algo tan sencillo como pasártelo bien charlando y conociéndoos más.

Porque intentar ser perfecto y seducir hace que los nervios te impidan ser tú mismo o tú misma; y así es muy difícil ligar sin ponerse nervioso. Porque sin querer, te estás obligando a ser de otra manera: más simpático, más habladora, en la onda, super cool… O lo que creas, que esa persona valora más. ¡Y es normal que surjan esos nervios! Porque fingir ser otra persona es una tarea que no sólo lleva mucho esfuerzo. Sino que además, te pone en la siguiente mentalidad: “Espero no cometer ningún fallo, para que no descubra que, en realidad, no soy tan guay como estoy fingiendo”. Como te puedes imaginar, lo que hay detrás de esto es una baja autoestima. Es como si creyeras que, tal y como eres, no puedes gustarle a nadie. Y que, por tanto, tienes que fingir ser otra persona, porque si no, nadie te va a querer ¡Errorrr! Es un doble error porque: Sólo puedes fingir durante un tiempo determinado.

 

ligar-sin-nervios

No aparentes ser lo que no eres

Si tu meta final es tener una relación con esa persona, en cuanto dejaras de fingir se llevaría una decepción y, lógicamente, rompería contigo.

Si te pones a fingir que eres diferente, no atraerás a quien le gustas tú, tal y como eres. Y por eso, es fundamental que aprecies tu forma de ser, por supuesto que habrá muchos aspectos que puedas mejorar. Pero eso no significa que intentes ser quien no eres, por ejemplo: si no eres una persona muy sociable y prefieres los planes tranquilos… Entonces, fingir que te pasas las noches de fiesta en fiesta, hablando con miles desconocidos, te va a obligar a fingir constantemente que tienes una personalidad que no tiene nada que ver contigo

Y esta es exactamente la causa de tus nervios, el tartamudeo y el miedo a fallar. En el extremo opuesto de esta actitud, tenemos a una persona que se acepta a sí misma y no tiene miedo de mostrarse tal y como es. Seguro que has conocido gente así, ¿no te parece que transmiten una confianza y seguridad que resulta muy atractiva? Pues la buena noticia es que está a tu alcance, lo único que tienes que hacer es cambiar tu mentalidad: Olvídate de intentar seducir y gustarle a esa persona… A ver, sí, ya lo sé, ¿para gustarle tengo que intentar dejar de gustarle?, la verdad es que suena un poco paradójico, pero esto se debe a cómo funciona tu cerebro, cuando está nervioso.

Por eso, lo que hemos hecho ha sido quitarle todo el estrés que le produce fingir, estar preocupado de no fallar, tratar de corregir una autoestima baja… Y ahora es mucho más fácil: simplemente tienes que ser tú mismo o tú misma. Mostrarte como eres y disfrutar de la charla, como ves, es algo muchísimo más sencillo, y que, además, te hace estar a gusto contigo, y también con la persona que tienes delante. Si te fijas, esto es muy diferente del contexto de seducción, en el que te sientes como si estuvieras en un escaparate diciendo: “¡Elígeme a mí, elígeme a mí!”. Así que si quieres evitar esa presión, olvídate de preocuparte porque te elijan a ti. Sé que eso es difícil para una persona con fobia social, porque cree que para ella las oportunidades de ligar son muy limitadas.

Ligar es divertido, no es un examen

Sólo tienes que hacer una cosa sencillísima: pasarlo bien, charlando con esa persona, y en lugar de verlo como un trabajo o un examen para poder tener un ligue. Y notarás que automáticamente, sientes una enorme tranquilidad, porque se acabó la presión de conseguir a alguien o de que te elijan.

Puedes sentir la misma tranquilidad que sientes cuando hablas con un amigo o con una amiga. Sin presiones, simplemente por charlar y pasar un rato agradable, de hecho, me gustaría que lo sintieras ahora mismo: Cierra los ojos y ponte a pensar en la persona que gusta. ¿Tienes ya su imagen clara?. Ahora olvídate de seducirle y ligar, piensa que tu único objetivo, es mostrarte como eres. Es fácil ser quien eres Sale de ti de manera natural, ¿verdad?. Lo único que tienes que hacer es hablar y comportarte como cuando estás con tus amigos. Recordando que tu único objetivo es conocer, charlar, preguntar… Pasarlo bien Y cuando mantienes esta actitud entonces vas a proyectar una tranquilidad y seguridad que te harán irresistible.