Cómo superar el miedo

La fobia social es en esencia, un reflejo del miedo. O mejor dicho, un reflejo d un conjunto de miedos relacionados directa o indirectamente con el rechazo y/o la burla.

¿Por qué te pones tan nervioso antes de exponer un trabajo en la universidad?. ¿O cuando piensas en acercarte a hablar con una chica o un chico que te gusta?. ¿O cuando estás con un grupo de gente que te acaban de presentar y no conoces?. ¿O cuando piensas en pedirle un aumento de sueldo a tu jefe?. O cuando…..

 

Son tantas las cosas que te generan ansiedad social que sería imposible mencionarlas todas. En esencia, lo que sucede es que tienes un miedo al rechazo, y/o a hacer el ridículo, o a otra situación socialmente incómoda, como por ejemplo miedo a quedarte en blanco sin saber qué decir. Además, te preocupa lo que los demás piensen de ti, y tratas de buscar siempre su aprobación de los demás. Todo gira en torno al miedo a un conjunto de sucesos imaginarios que luego en realidad nunca suceden.  Este vídeo es una buena muestra de ello, es algo que le ha sucedido a la inmensa mayoría de hombres con fobia social:

 

 

Si lo piensas bien, lo que sucede siempre es que tu mente te bombardea con el peor escenario posible, con lo cual te frenas ante aquello que genera en ti esa ansiedad social, desarrollando mecanismos de evitación. El hecho de que cada vez que te encuentres frente a una situación similar, repitas la conducta de evitación, lo que hace es que tu zona de confort emocional es siempre la misma.

No te expones al rechazo, con lo cual no desarrollas nuevas habilidades sociales, y no te das siquiera la oportunidad de que la experiencia te demuestre que ese pensamiento que te frena ante esa determinada situación es mentira. El contenido de ese pensamiento, la historia mental que ese pensamiento te cuenta es falsa, el problema es que nunca tienes la oportunidad de comprobarlo porque decides no enfrentarte a esa situación.

 

El hecho de repetir ese comportamiento una y otra vez, tiene una serie de consecuencias en tu vida. En el caso del vídeo del ejemplo anterior sería la dificultad para llegar a encontrar pareja. Es evidente que si no te expones a la posibilidad de ser rechazado, es muy improbable que conozcas a una persona en un sentido romántico, y que por tanto nunca aparezca la posibilidad de llegar a tener pareja. De hecho son muchos hombres los que viven solos no por elección, sino por su miedo irracional a ser rechazados y su consiguiente comportamiento de evitación.

Hay una frase que me encanta que dice que la felicidad empieza al otro lado de la zona de confort emocional. Hay otra, en este caso de Einstein, que dice que es imposible conseguir resultados distintos si uno realiza siempre la misma acción. Es decir, que solo las decisiones distintas, conducen a comportamientos distintos y a resultados distintos. Creo que el vídeo anterior es bastante revelador en este sentido, pero por si no lo ha sido suficiente, te dejo este otro vídeo:

 

 

En este caso, una simple decisión puede cambiar la vida entera de esa persona. ¿No has pensado nunca el cúmulo de circunstancias que se tuvieron que dar para que tu padre y tu madre se conociesen por algún tipo de casualidad, se enamoraran, se casaran, y nacieses tú? Estoy seguro que el miedo al rechazo apareció en la mente de alguno de los dos (o de los dos), y que si en ese momento hubiese habido una decisión de evitación tú no estarías leyendo esto, simplemente porque no existirías.

Conocer a alguien en un sentido romántico implica necesariamente la posibilidad de rechazo, pues uno de los dos debe tomar la iniciativa de acercarse a hablar con el otro, de pedirle el número de teléfono de casa sus padres (efectivamente no había otra opción cuando los móviles ni siquiera se habían inventado). Luego vino el instante de llamar a casa de sus padres para preguntar por él o por ella, luego pedirle volver a quedar, luego agarrar al otro por la mano para dar un paseo, luego el instante de darle un beso, de pedirle empezar a salir, de pedirle casarse…

 

¿Te das cuenta de que es una sucesión de instantes que generan miedo al rechazo? Si no estás dispuesto a enfrentarte a ese miedo, a esa posibilidad de ser rechazado, de quedarte en blaco, de hacer el ridículo, quizá debas empezar a considerar la posibilidad que es posible que no conozcas qué es el amor, qué es formar una familia, y que te pierdas toda una vida entera en la hubieses podido ser feliz.

Leave a Reply