Reclamar tu poder personal

Si alguna vez has experimentado la sensación de embriaguez, de estar borracho, habrás notado que dices cosas o que haces cosas que habitualmente no dices y no haces. Y el motivo por el que no dices y no haces estas cosas, es porque tu estructura mental en tus patrones de personalidad, la parte responsable, y la parte de cumplimiento de todas las obligaciones y deberes sociales está muy desarrollada en ti, o bien porque habitualmente tienes vergüenza de mostrar tu lado más impulsivo y espontáneo. Por tanto, reprimes una parte de tu personalidad que solo permites que emerja,  cuando los factores de represión social y de represión mental se desactivan, en este caso, a causa del alcohol.

Aprender a recuperar la conexión con uno mismo implica ser capaz de centrar la atención en cómo te estás comportando, en cómo estás pensando, cómo estás hablando y cómo estás respondiendo a las situaciones que te encuentras en cada momento a lo largo del día, día tras día.
Si estas respondiendo con una tendencia represiva y controladora, tienes que esforzarte en dejar emerger tu espontaneidad, tu parte más impulsiva, más instintiva.

 

Por tanto, este proceso de transformación personal en realidad, es un proceso de vuelta al yo, a la parte más profunda de quien tú, plena y profundamente eres. Cambiar significa transformar los patrones de personalidad a través de los cuales riges tu vida. A través de los cuales, respondes, actúas, te comportas y vives desde que te levantas hasta que te acuestas. En este caso, un proceso que te va a llevar de una mente reactiva, de una mente que funciona en piloto automático, a una mente que responda desde la escucha del yo interior, de tus verdaderos anhelos, tus verdaderos deseos y tus verdaderas necesidades.

poder-personal

Cambiar es un proceso que lleva tiempo y, sobre todo, lleva esfuerzo y disciplina. La herramienta a través de la cual se posibilita ese cambio es la disciplina.
Entiende que cambiar no es realizar un conjunto de ejercicios a los cuajes dedicas un tiempo y te olvidas hasta el día siguiente. Cambiar es aplicar la disciplina a cada uno de los instantes de tu vida, desde que te levantas hasta que te acuestas. Vas a tener que monitorizar tus respuestas y tu sistema de elección personal ante determinadas cuestiones. Por ejemplo, tienes que entender que la gente que hay a tu alrededor en cierta forma se puede sorprender o incluso se puede molestar de que tú cambies. Se puede molestar porque tú. por primera vez vas a anteponer tus propias necesidades y tus propios deseos a las necesidades de los demás.

La importancia de marcar límites a los demás

Muchas veces, las personas tímidas y con fobia social hacen favores a los demás que en realidad no quieren hacer, o aguantan cosas que en realidad no quieren aguantar. Y lo hacen porque no tienen el valor de defender su postura, porque quieren evitar el conflicto, y prefieren ceder a los demás, antes que crear situaciones de tensión e incomodidad emocional. Y muchas veces, los demás se aprovechan de esa tendencia a complacer a los demás y a hacer favores que en realidad no quieren hacer.

Cuando tú consigues reclamar tu poder personal, no ceder ante las situaciones en las que antes cedías, la gente a tu alrededor puede que intente hacerte sentir culpable. Por ejemplo, imagina que tú muchas veces hayas hecho favores a los demás, pero realmente no deseas, no quieres hacer esos favores. Si les haces favores pero es algo que disfrutas haciendo y que lo haces porque verdaderamente te sale del corazón, adelante, no estoy diciendo que no hagas favores, no estoy diciendo que no hagas buenas acciones hacia los demás. Estoy diciendo que hagas lo que está en coherencia con el corazón, incluso aunque a veces eso cree situaciones de tensión con los demás.

Si el corazón te pide ayudar a los demás y sacrificarte por los demás, hazlo. Pero si el corazón te pide dedicar tiempo a ti, decir no y poner más límites y limitaciones respecto a lo que estás dispuesto a sacrificarte por los demás y a tolerar de los demás hacia ti, tienes que plantar esas barreras. Tienes que plantarte, explicarles que estás en un proceso de transformación personal y que puede que respondas a ellos de una forma distinta a como habías respondido hasta ahora.

 

Reclamar tu poder personal es un proceso de cambio.

cambioUno de los ejemplos más típicos es el que acabo de comentar, que la gente te pida favores, te pida ayuda en cosas en que tú realmente no quieres ayudar. Tienen que entender que, si tú no quieres ayudar por cualquier motivo, no tienes el por qué hacerlo, y tú debes aplicar la disciplina para exteriorizar ese NO, para decir no, para poner límites y para poner limitaciones respecto a lo que estás dispuesto a ofrecer a los demás y lo que no estás dispuesto a ofrecer y a lo que estás dispuesto a tolerar y lo que no estás dispuesto a tolerar. Es decir, si por ejemplo los demás se comportan de una forma que tú no estás dispuesto o dispuesta a aguantar, tienes que poner límites y limitaciones, y eso abarca todos los campos de tu vida, implica poner límites y limitaciones.

Los límites que tienes que establecer son los límites que te pide el corazón, los límites que tú realmente sientes como aquello hasta lo cual estás dispuesto a llegar y aquello a partir de lo cual no quieres implicarte, sacrificarte por los demás, ayudar a los demás o tener que ceder en pos de el beneficio de otras personas, que puede que en muchas ocasiones te sacrifiques tú por ellos, pero nunca se sacrifican ellos por ti.

El límite a partir del cual se establece un cambio personal es el límite que marca tu interior. El límite que marca tu corazón. No significa que para cambiar tengas que notar equis cambios en el sentido de que tengas que hacer equis cosas. Podrás decir que has cambiado en el momento en que vivas, sientes, hables, te expreses en coherencia emocional con lo que tú realmente sientes y lo que tú realmente piensas. Ese es el proceso hacia el que te tienes que dirigir. Y, en el momento en que consigas eso, en el que consigas vivir en coherencia emocional con tu interior, vas a dejar de generar esa represión emocional, esa tensión emocional que son responsables de que estén apareciendo constantemente pensamientos obsesivos en tu mente.

Leave a Reply