Qué es el Sistema Nervioso Autónomo

Para comenzar a explicarte de la relación que hay entre el sistema nervioso simpático, la fobia social, y la ansiedad me gustaría hablarte antes del gran jefe. Si El gran jefe es el sistema nervioso central el que se encarga de coordinar y organizar toda la información que hay dentro de nosotros. La que estamos recibiendo y la que llevamos hacia afuera y para esto cuenta con dos compañeros el cerebro y la médula espinal pero claro.

Toda esta información y todas estas funciones son muy importantes y necesita tener información de lo que está ocurriendo fuera; es decir más allá del cerebro y la médula espinal que ocurre en mis músculos, en mi corazón, en mis arterias y para eso tiene otro compañero. El Sistema Nervioso Autónomo o SNA. El SNA se encarga de esas funciones de las que no somos conscientes por ejemplo, tú y yo ahora respiramos, nos late el corazón puede que tengamos un poco de hambre y estamos pensando en la comida o fantaseando con algún tipo de antojo.

sistema-nervioso-autonomoEntonces estamos salivando, o puede que hayamos visto a esa chica o ese chico que tanto nos gusta, y hace que se nos suba un poco los colores. Como ves no somos conscientes de ninguna de estas cosas, es decir NO tenemos que dar una orden consciente al cerebro para decirle que lata corazón, que respiremos o que nos sonrojamos cuando vemos a esa persona que nos gusta como ves. Tiene que supervisar y organizar muchas cosas, y para eso cuenta con dos “compañeros”: El Sistema Nervioso Simpático y el Sistema Nervioso Parasimpático.

 

¿Sabes cuál es la función del sistema nervioso simpático desde el punto de vista biológico y evolutivo? Te prepara para la lucha y para la huida. Esto tiene mucha relación con la ansiedad ¿verdad? verás, cuando nuestro cerebro interpreta que estamos ante una situación de peligro o que algo puede ser dañino para nuestra integridad física; pone en marcha todos los procesos relacionados con la ansiedad, moviliza los recursos. Y para eso necesita que el Sistema Nervioso Simpático entre en acción y esto lo hace activando la “adrenalina” y la “noradrenalina”. Las dos son neurotransmisores, es decir, ayuda a que nuestras neuronas se comuniquen y también se liberan dentro del torrente sanguíneo; para llegar a todos los órganos que el sistema nervioso central indique.

Como ves, es un mecanismo fantástico para ayudarnos en las situaciones límites, pues a nivel cardiovascular, mi corazón va a latir mucho más deprisa, necesito salir corriendo, necesito luchar, da igual. Esta reacción es la que permite que por ejemplo una cebra pueda escapar del ataque de un león. Obviamente nosotros no podemos ser comidos por ningún animal, pero nuestro cuerpo conserva ese mecanismo biológico que hasta hace apenas unos pocos miles de años podía ser decisivo para salvarnos la vida.

 

Debes entender que no es una respuesta psicológica consciente, todo lo desencadena la parte de nuestro psiquismo que no podemos controlar. El problema es que ese mecanismo de ansiedad no únicamente se activa ante peligros físicos reales, sino ante peligros imaginarios y peligros psicológicos. Por peligro psicológico me refiero por ejemplo, al miedo ante la posibilidad de ser rechazado y sufrir un sentimiento de humillación y baja autoestima. En realidad, tu inconsciente trata de protegerte de ese dolor emocional, pero a costa de hacerte infeliz a largo plazo; esa es la esencia de la fobia social, en la que aparecen mecanismos de evitación para evitar precisamente tener que sentir esas sensaciones físicas de ansiedad.

Ante esas situaciones, mi respiración va a cambiar, y es que el oxígeno moviliza el organismo si estoy una situación de peligro y necesito que mis músculos tengan sangre, voy a bombear más deprisa, voy a gastar más energía, necesito más oxígeno. Lo que pasa es que esta situación mantenida a largo plazo, va a generar síntomas muy desagradables como los cambios de temperatura, la sensación de ahogo, y el hormigueo por otro lado. En definitiva, el Sistema Nervioso Autónomo es el culpable de tu ansiedad, y aunque tú no puedes ordenarte que pare, sí puedes aprender herramientas que permitan que dejes de ver como una amenaza o peligro, aquellas situaciones sociales que ahora sí ves como una amenaza.