La evitación experiencial (parte 2)

Necesitamos empezar a entender que nuestra mente establece asociaciones muchas veces sinsentido, irracionales, y que el hecho de que existan y nos puedan producir temor, no significa que sea un temor justificado. Puede ser un temor comprensible, pero no justificado, porque no tiene ninguna evidencia de que realmente eso que tanto temes vaya a concretarse de alguna manera.

Entonces empiezas a pensar sobre las cosas a las que le tienes temor, cosas que quizás ni siquiera sabes explicar por qué te están produciendo esa sensación. Necesitas empezar a tomar conciencia qué es lo que te da temor. Si tienes fobia social es evidente que tienes muchos miedos, y el primer paso para poder curar la fobia social, es siempre tomar conciencia de todos y cada uno de tus miedos.

El trabajo interior

evitacion-experiencial

Debes tomar conciencia de eso, y poco a poco, cada vez que tengas esa ansiedad, debes recordar a tu cerebro que ahí no hay peligro. Debes recordarte que tus pensamientos la mayoría de veces no se corresponden con la realidad, y es haciendo eso que tanto temes, y acostumbrarte a esa sensación de ansiedad, al mismo tiempo que tomas conciencia de que la ansiedad no te va a hacer nada. No te va a pasar nada físicamente como consecuencia de la ansiedad, no te vas a morir, ni vas a enfermar. La ansiedad es solo una sensación física, que si aprendes a sentirla sin quedar atrapado en la historia mental, vas a ver como poco a poco empieza a remitir a medida que te expones una y otra vez a eso que te genera tanto miedo.

Si en cambio te quedas solo evitando lo que te da miedo, el cerebro empieza a rastrear o a marcar el trazo de que efectivamente eso es peligroso (aunque en realidad no lo es), y que hiciste bien en evitarlo, ocasionando que la próxima vez te produzca más ansiedad porque tu cerebro interpreta que es algo peligroso y que tu miedo es superior a ti. Es necesario empezar a reeducar la mente, y eso requiere trabajo y práctica, pero es el primer paso para poder curar la ansiedad.

La trampa del miedo

Sentir miedo no es indicador de que dicha sensación esté justificada, no quiere decir que sea inevitable que lo sientas porque existe algún tipo de asociación interna y completamente personal que está ocurriendo en tu mente.

Tal vez un día al salir con amigos a tomar algo, de repente el local donde acuerdan ir te recuerda subconscientemente a otro en el que estuviste alguna vez y en el cual te sentiste mal, entonces algo en tu inconsciente empieza a hacer clic, y quieres evitar ir ahí. Hazte el interrogante de si el miedo que estas teniendo pone en peligro tu vida o tu integridad física; si la respuesta es no, entonces no está justificado el miedo; puede ser comprensible porque algo en tu cabeza hizo clic por alguna razón que no hace falta descifrar, pero no es justificado, ya que tu salud no está en peligro y tu bienestar tampoco.

miedos

Revertir la evitación experiencial

La recomendación sería experimentar esa experiencia, involucrarte emocional e internamente. Y es importante hacerlo con la mejor disposición posible en tu lenguaje. Debes centrar tu atención en descubrir las historias que tu mente te cuenta, y el diálogo interno que se genera en tu mente. Poco a poco el miedo pasará, empezará a surgir en ti una mayor seguridad en ti mismo que se reflejará en tu gesto físico, en tu corporalidad, en tu postura, y en las relaciones interpersonales.

Tal vez el miedo no se vaya del todo, pero la calidad de vida de poder disfrutar de ese momento te la mereces, y cada vez va a ser más sencillo para ti. Esto es un gimnasio emocional y cuando vas al gimnasio, después de la primera sesión terminas adolorido, te sientes inmóvil, paralizado, pero cada vez es más fácil; no necesariamente va a dejar de doler, pero cada vez va a ser más gratificante y más fácil, y vas a tener más campos de acción, y ese es un indicativo que que se está produciendo en ti el primer paso para curar la fobia social.

Leave a Reply