Los pensamientos negativos no son la realidad

¿Cuándo me he puesto nervioso? ¿Ante qué estímulo me he puesto nervioso? ¿Ha sido la risa de cierta persona? ¿He sido yo mismo? ¿Ha sido antes de empezar? ¿Ha sido durante la exposición? Es decir que, mediante las preguntas, mediante esta curiosidad dinamizamos situaciones que en su momento eran paralizantes. A partir de aquí, parece que realmente el problema no está en que las personas se reían de mí, el problema es cómo yo interpreto las reacciones y gestos.Y eso parece indicar que necesitamos una nueva visión subjetiva de todo, pero para hacerlo, necesitamos primero saber qué es lo objetivo. Por ejemplo, si estoy en esa exposición, o en una reunión con amigos, y considero que alguien se está riendo de mí, yo no puedo acceder a la cabeza y saber si realmente se están riendo de mí.

No todo es lo que parece

Puedo ver una sonrisa, puedo ver que le ha dicho un comentario a la persona de al lado, pero, objetivamente, no tengo datos sobre esto. Pero, hay otra cara de la moneda, y es que sí que puedo ver que objetivamente, tengo pensamientos, los cuales, considero que la persona considero que soy alguien ridículo, considero que llevar gafas es algo susceptible Echad al gafas este de la sala, por favor. Y eso es así, es real, y es importante el segundo concepto que veis ahí que es admitir nuestra vulnerabilidad.

Es decir, es una tontería que alguien que tiene miedo a hablar en público, como yo, se plante aquí intentando aparentar que es la persona más segura del mundo, que no siente ningún miedo y que vuestras reacciones no tienen ningún efecto sobre mí, porque la realidad es que lo tienen, la realidad es que he estado nervioso antes de estar aquí, y que estoy nervioso aquí. Es importante saber, tanto a nivel externo como interno, cuáles son los verdaderos datos bajo los que tenemos que empezar a interpretar nuestra vida. Por lo tanto, ahora ya sabemos, en este proceso, qué es lo real, y aquí nosotros hacemos una interpretación subjetiva que tiene que ser cuestionada de arriba a abajo.

El primer paso es la auto-crítica

Desde ideas irracionales, creencias, pensamientos, las propias emociones, las conductas, todo lo que está en nuestra cabeza, y con lo que interpretamos lo que estamos viviendo, es susceptible de ser analizado, aunque esté en nuestra cabeza. Uno debe aceptar que aunque parece que es muy normal pensar que una persona se ríe de él porque sonríe, en realidad, eso no es así, es imposible saber lo que piensa.

El fóbico social tiene que tener el coraje de decirse a sí mismo, te estás equivocando. Estás interpretando en los demás, gestos, pensamientos, opiniones que en realidad no son ciertas, y que tú piensas porque esa es tu manera de que se confirme la premisa que tú ya tenías, que es que los demás me van a rechazar. Pero la realidad es, ¿te están rechazando los demás a ti, o eres tu quien se está rechazando previamente? Bueno, es aquí donde tenemos que empezar a pensar bajo qué criterio estamos evaluando las conductas y actuaciones que nosotros hacemos.

 

Leave a Reply